Tarot de la Luz

miércoles, 24 de mayo de 2017

Crónicas Chuchetas Espirituales 12: El guerrillero de Facebook.

Este será un post de desahogo, les aviso de una. Porque a pesar que trabajo en integrar mi sombra, medito y todas esas cosas "espirituales", igual hay situaciones que me molestan, por el transfondo que muestran.

Ya van a cachar a qué me refiero.

Llamo "Guerrilleros de Facebook" (o cualquier red social) a esas personas que copian y pegan esos posteos acerca del suicidio (mi puerta siempre estará abierta..) o eso de andar con un abrigo en el auto para pasárselo a algún viejito que viva en la calle, o algunas cadenas que te mandan por interno de poner un corazón o palabras en contra del cáncer, Síndrome de Down y otros afines.

No me malinterpreten (o guea de ustedes lo que entienden, si al final cada uno escucha según su herida). Conozco personas que hacen efectivamente muchas cosas a favor de todas las causas que nombré; que junto con publicarlo en el Facebook, lo hacen como parte de su vida.

Y a eso voy. Porque ¿de qué chucha te sirve publicar gueas amorosas si con cuea saludai al conserje de tu edificio o de tu pega? ¿Qué sacai con decir que las mujeres debemos ser hermanas si andai hablando mal de tus conocidas? Y podí tener lleno tu auto de abrigos viejos pa los tatas que viven en la calle, pero cuando ves a un mendigo no eres capaz de darle $100 pesos porque crees que es un flojo qlio.

Me pasa que me molesta porque para mí es una gran verdad que el cambio comienza en uno, y después chorrea pa los demás. No saco nada con publicar en el Facebook sobre el amor, la bondad, qué ganas de estar en una plaza, de cómo criar niños felices, que respeto a la diversidad, suma y sigue, sino lo soy y, pa peor, ando reclamando y puteando porque el otro no lo es, o no lo hace.

Al final, en todo caso, cada uno postea la guea que quiere en su Facebook o red social. Y yo seguiré reclamando y viendo a personas que siguen buscando fuera, lo que está adentro.



miércoles, 17 de mayo de 2017

Crónicas Chuchetas Espirituales 11: Otra cosa es con guitarra.

Este famoso refrán se lo decía el abuelito de mi hombrón, cada vez que en su adolescencia reclama o daba alguna opinión: "Mijito, otra cosa es con guitarra."

Una con los años se avispa y se da cuenta que la otra frase, "por la boca muere el pez", también es terriblemente verdadera.

Por eso me gusta unir las dos.

En mi consulta de Tarot me toca recibir mucha gente con el ego adolorido, porque les quedó la cagá en la vida por hacer cosas que antes criticaron de otros. Por ejemplo cuando recién son mamás, o cuando andan como guata de callo detrás de un loco (quien no), cuando recién viven  un duelo, cuando abren los ojos y se dan cuenta que no eran unos pocos copetes, sino que hay un problema de adicción, entre tantos otros ejemplos.

Es que es refácil llegar y opinar, ¿onofre? Es tan fácil llegar y decir que la mina es tonta, que ella se lo buscó. O que el curao que está en la calle no tiene fuerza de voluntad y que por eso es así, válido para los obesos o anoréxicos. O que no veo a esa persona triste, si se le acaba de morir la mamá/abuelita/papá/pareja/hijo, asi que  no debe estar sufriendo tanto.

Puta que fácil. Y qué irresponsable.

Como dice un meme que leí por ahí, el Karma es una perra sólo si tú lo eres. (En inglés: Karma's only a bitch if you are).

Porque pasa que después te pasa, y hasta ahí quedaste. Vives tu primer duelo, vives tu primer desamor, te vai a  la cresta con la ansiedad y engordas, o te pones bueno para tomar, y te acuerdas de cómo hablabas mal de otro, siendo que ahora estás haciendo exactamente lo mismo.Y entiendes eso de "otra cosa es con guitarra".

Seamos sinceros, hablar puras gueas y pelar al otro todo el día es puro gastar energía en la vida y tirar malas vibras porque sí. Porque lo que yo digo del otro habla de mí, de mi corazón, de lo que tengo en mi interior.

Abracemos el silencio, no opinemos sin saber, dejemos de juzgar a terceros. La dura que ayuda muchísimo en la paz mundial, onda Miss Universe.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Crónicas Chuchetas Espirituales 10: Pasarle tu poder a otro.

A veces recibo clientas que tienen una Tarotista de cabecera, a quienes le preguntan todo, o cuando les asalta una duda, les consultan que onda.

También he recibido clientas adictas al Tarot, esas que se lo leen todas las semanas con distintas Tarotistas, buscando no se que cosa.

Y obvio, llegan también esas que han ido a alguna loca que trabaja con el lado de la maldá y hacen trabajos y gueas con magia negra, onda pa que el loco se de cuenta que tú eres la mujer de su vida o tus enemigos vuelvan de rodillas a tus pies, que se yo.

En todas estas situaciones, les explico que lo único que una logra es entregarle tu poder personal a otra persona.

Tengo como política de la empresa, por decirlo así, no aceptar clientas adictas, ni tampoco contesto preguntas, fuera de la sesión. Lo de la adicción al Tarot ya lo expliqué, y eso de contestar preguntas no me gusta porque las cosas siempre son un todo; detrás de una pregunta siempre hay otro asunto que resolver y que requiere tiempo: trabajar la paciencia, la ansiedad, bajar las expectativas, aceptar las cosas como son, entre varias otras.

Todo tiene que ver con que defino mi Tarot como Espiritual, en esa volá. Es decir, para sanar. No soy adivina, no soy un gurú, no creo que si un loco vuelve tu vida será la raja o si a la persona que odias le va mal tu vida será lo máximo.

El Tarot es un maravilloso libro de autodescubriemiento, que te muestra la verdad, cosa que duele y que enoja, muchas veces. Te muestra las heridas que no has sanado, tus inseguridades, y también las cosas la raja que todos tenemos.

Por eso es muy importante no caer en esa trampa de creer que necesito un gurú, un Tarotista de cabecera, a alguien a quien preguntarle qué chucha hago cuando no tengo idea que chucha  hacer. Muchas veces lo único que queda hacer es nada, esperar que el tiempo pase, que todo se asiente, respirar y respirar.

El verdadero gurú o maestro es aquel que te deja libre, para que una se arriesgue y aprenda solita a usar lo que ya sabe. Todo lo demás, para mí, no vale.


miércoles, 19 de abril de 2017

Crónicas Chuchetas Espirituales 9: El Silencio.

Buscando material para subir a mi página (puede buscarme en Facebook como Claudia Corazón Feliz), encontré un texto taoísta acerca del silencio.

El arte de quedarme callada y escuchar al otro lo practico en la sesión de Tarot, porque muchas veces las personas sólo vienen a hablar y les gusta que alguien los escuche sin emitir juicio ni condena de ningún tipo. Se me hace más fácil y es parte de mi trabajo como Tarotista.

Pero en el día a día ha sido la media pega.

Todo tiene que ver con mi ego, que me hace creerme la mejor y que lo que sale de mi boca es lo máximo. Onda que tienes que escucharme, lo que yo digo es lo número uno.

En octubre del 2014 viajé al Cusco, y estuve 4 días a 4.900 metros compartiendo con los Q'eros, esta maravillosa comunidad que se consideran los últimos incas. Este viaje da para otro post, pero dada mi angustia y/o cargo de conciencia por dejar a mi hija de entonces 4 años tantos días sola, más lo cuática que soy, el sobrepeso que tenía (tema para otro post), me dio una puna heavy metal y no podía hablar en el Cusco los primeros días, porque me faltaba oxígeno, y a 4.900 metros menos.

Fueron alrededor de 7 días en que tuve que guardar silencio, y observar, acatar, o llorar, como cuática que soy con las emociones. Pal que cacha, mi luna en piscis me hace ser mega víctima, entonces el llanto del porqué a mi me sale solito, sin esjuerzo.

Tuve que quedarme callada tantas veces sin poder expresar mi opinión en una discusión, y no pasó nada. Al final, aprendí que si me quedaba en silencio podía controlar mejor mi respiración, y no desperdiciar el poco oxígeno con palabrería.

Ahora trato de hacer lo mismo. Cultivo el silencio. Porque no es fácil, por la cosa del ego. Y a veces no me resulta y llego y mando a la chucha, si soy humana y la disciplina no ha sido mi fuerte;  es otra cosa que estoy cultivando.

El silencio ayuda a no cagarla, te obliga a escuchar al otro de verdad, te puedes mirar con detención y es más fácil reírnos de nuestro ego.

Porque ¿quién soy yo para intentar convencerte que mi verdad es mejor que la tuya? ¿Quién soy yo para creerme tan importante que tengo que hasta que elevar mi tono para ser escuchada?

Nadie poh loco, nadie. Y todo a la vez.

Esa onda con la espiritualidad, donde todos somos uno, y el uno es tan importante.

Un abrazo vale más que mil palabras, o una acción hace que todas las palabras lindas se vayan a la chucha.


miércoles, 12 de abril de 2017

Crónicas Chuchetas Espirituales 8: Aceptación.

Se han puesto de moda varias palabras este último tiempo, como fluir, gratitud, aceptar, emponderarse, resilencia y otras que no me acuerdo.

Esta vez voy a entrar a picar en la aceptación.

¿Qué es aceptar algo? ¿Por qué es importante hacerlo? Para mí, porque te dejai de gueviar y victimizarse. Acepta que el ex es como el horto y que no va a cambiar. Acepta a tus padres, porque el amor que te entregaron fue el único que conocían. Acepta que existe la maldad, la envidia, la gente que se pone feliz cuando al otro le va mal. Acepta todo eso y se acaban los rollos mentales.

Y puta que es difícil, puta que cuesta y puta que dan esas pataletas cósmicas, como les llamo yo.

A la consulta de Tarot llegan muchas mujeres y hombres deseando que su pareja cambie, aunque sus amigos estén chatos de decirle que eso no pasará. Entonces viene el sufrimiento, la victimización en algunos casos, la tristeza y la rabia. Algunos aceptan, otros no y viven eternamente frustrados y amargados.

Para mí ha sido un gueveo el aceptar. Primero, porque tuve que mirar lo que no había visto bien, como malas intenciones, envidias y traiciones. O simplemente, mirar que el otro siempre había sido así y yo era la única agilá creyendo que no, que no era para tanto. Y me dolió, porque puta que lata poh. Puta que lata lo gueona que fui, lo increíblemente ciega que quise ser. Entonces sufrí, sufrí, sufrí. Y después que salí de ese hoyo me puse a analizar, y caché varias cosas.

Una de las cosas que pude ver fue mi ego, porque ese gueón es el único herido. El resto, estamos intactas. Esa auto importancia es lo que más molesta para aceptar los hechos de la vida, las personas tal como son. Y en eso estoy, aceptando mi ego herido, canalizando la rabia, meditando como loca y pidiendo discernimiento para ver con claridad. ¿A quién le pido? A mis maestros poh, si soy terrible de espiritual.

Volviendo a la aceptación, la encuentro la raja para comenzar a sanar las heridas, todas, cualquiera de ellas. Porque cuando miras al otro u otra que te "hacía" sufrir, ya no duele, porque sabes las razones de esa persona para ser así, y ya no pides que cambie, sino que aceptas como es, aceptas lo que ocurrió y de paso, te llevas una gran enseñanza: ojo con las expectativas.

Aceptar es la gran pega, pero puta que vale la pena.

martes, 11 de abril de 2017

Crónicas Chuchetas Espirituales 7: Dejar de sufrir.

Me preguntan harto en la consulta de Tarot qué cuánto tiempo van a sufrir, o si van a dejar de sufrir luego, o que se puede hacer para sufrir menos.

Estas preguntas nacen porque nos han enseñado que sufrir es malo, porque esos comerciales de "chao jefe" y premios millonarios siempre muestras a un feo llenos de mujeres en bikinis en la playa, porque esa debe ser la felicidad según los medios.

Y yo conozco gente que le carga la arena, no le gusta bañarse en el mar y que le gustan los hombres, como a mi. Ni ahí estar en la playa con puras minas, entero fome.

En fin, la felicidad no es esa, sino toda la vida sería un asco. Onda que levantarse temprano y tener obligaciones es lo peor del mundo, porque ser feliz es estar en la playa y no hacer nada. Igual es bacán el ocio, a mi me encanta.

Entonces nadie nos enseña a vivir el dolor, porque cuando tenemos pena nos dicen que no tengamos y nos dan un dulce, asi que pa mas recuea tapamos el dolor con la comida.

Yo no cacho si lo hago bien o mal, pero cuando mi hija tiene pena le digo que llore y que la saque, la abrazo fuerte y la dejo llorar.

Aparte que muchas veces la pena tiene que ver con las expectativas,  porque me imaginé que el trabajo iba a ser el mejor del mundo, o que el hombre o la mujer sería lo que siempre he soñado. Y el llanto viene por una, porque todas esas ilusiones se caen y duele el tener que aceptar que las cosas no son como lo soñé.

La noticia es que se puede dejar de sufrir, más rápido o lento según de qué se trate, por supuesto. Si mantengo la ilusión que él cambiará, que ella se arrepentirá, entonces cagaste porque vai a sufrir caleta. Pero si eres valiente y miras la vida de frente y te das cuenta que son sólo sueños, o incluso que quieres que otro te haga feliz y no te haces cargo de tu vida y puro reclamas porque el otro no es como tú quieres porque nunca  lo será ni lo ha sido, entonces sufres menos tiempo. Y tiene que ver con perdonar, con soltar el rencor que tanto pesa, con dejar de victimizarse, que pobrecita de mi y esa cosa latera que tanto hice por la chucha, ni yo me aguantaba.

Mi consejo es sumergirse en el dolor, hasta bien abajo. Mirarlo, llorar, putear, rabear. El tiempo que sea, porque no pasa nada, Y de poco se va pasando, va doliendo menos, voy entendiendo, aprendiendo, creciendo como ser humano. Entonces cacho que el dolor ilumina, que ya no soy una pobrecita que le pasan cosas, y la vida vuelve a brillar.


jueves, 6 de abril de 2017

Crónicas Chuchetas Espirituales 6: Gracias muerte.

Siempre les digo a las clientas que contesto de todo en la sesión de Tarot, menos preguntas acerca de la muerte, porque me las hacen, onda ¿cuándo se va a morir mi papá, mi suegra, mi abuelita?

No las contesto porque es información que no me parece que ayuda en nada, porque no estamos preparados para la muerte.

La vida ha querido que tenga experiencia en el tema, lo que me ha servido para ayudar a harta gente en la etapa de shock, en esos velorios tristes, en esos funerales tan llorados.

¿Qué puede hacer una para aliviar el dolor del otro? Nada. Nada de nada. Un buen consejo es no decir gueas, como por ejemplo que la vida pasa rápido, o que mira lo que tienes, o que no llores tanto, o comparar el dolor del deudo con otro (muerte de mascota o de alguien lejano, por ejemplo). Lo he escuchado y me ha pasado, porque obvio que en el momento de máxima pena sé que tengo una linda familia, lindos amigos o hijos, pero igual tengo pena y que tanto.

Me da la idea que la gente no quiere conectarse con su propio dolor, por eso quiere que se le pase luego al que lo está sufriendo. Pero el dolor está ahí, y duele incluso el cuerpo, se siente físicamente. Y no queda otra que vivirlo, no queda otra que hundirse en el.

Entonces la única manera que una puede ayudar es con cosas prácticas, si me preguntan a mi. Onda llevar comida congelada para varios días, preocuparse de las mascotas, de los niños, o solo acompañar una once con pan con palta, en silencio y dejando que el deudo llore, se enoje, hable de los recuerdos, y una ahí, en silencio, sólo acompañando.

También dar un abrazo apretado, con harto amor, ayuda. Y cuando todos se vayan y dejen al deudo con su dolor, acercarse. Porque al principio todos te van a ver y te ofrecen ayuda, pero luego cada uno continua con su vida y ahí es bueno ir a acompañar.

Gracias muerte porque nos recuerdas que la vida es amar y demostrarlo, que los pajaritos están ahí, solo basta levantar la cabeza de esas preocupaciones gueonas que tenemos, y disfrutar con lo sencillo.

Y a todos que hemos pasado por el trance doloroso de una muerte inesperada, un abrazo con mucha fuerza. Se sale de ahí, se aprende a vivir con ese dolor. Porque he tenido la fortuna de conocer gente maravillosa, que ha sufrido las muertes más tristes y dolorosas, y que me han dado grandes lecciones en la vida.

Gracias muerte por lo que nos muestras a quienes quedamos aquí, pelando el ajo con amor.